Hiperinflacion
Precios e Hiperinflación
Sergio Marquez
30-05-2018
Hiperinflacion

Fijar los precios en una economía con elevada inflación resulta una tarea titánica para empresarios y comerciantes, acosados por los tiempos que hacen que esos precios fijados el día de hoy sean la pérdida del mañana y ausencia en la capacidad financiera de reposición de inventarios.

La tradicional tendencia de marcaje de precios dentro del mundo comercial se ha venido mermando hasta casi desaparecer de los anaqueles, debido a que la fijación de los precios no mantiene un patrón fácil de analizar desde el punto de vista de su comportamiento en los costos de producción. Adquirir materia prima y pagar salarios, alquileres, servicios y el resto de los múltiples elementos que integran el costo de producción constituyen en conjunto una cifra conocida en el momento presente pero incierta o imprecisa en el futuro, debido a su crecimiento descontrolado.

Podría resultar fácil fijar los precios de un bien con base a una proyección del margen de rentabilidad esperado y con una anticipación del valor de los costos por venir, esta referencia no es tan fácil al momento de fijar los precios de los servicios tal como prestaciones de servicios por honorarios profesionales, de no existir un gremio o ente que fije un valor de referencia.

Por otro lado, el comportamiento del comprador o adquirente de un servicio actúa de manera inesperada para proteger sus recursos financieros sin perder el producto, estableciendo estrategias como longevidades extremas en la cancelación de los mismos.

La dinámica económica en hiperinflación supone, entre otros, para quien fija los precios o para quien recibe el pago;

1- Agilizar el circulante de efectivo no manteniendo ocioso dicho capital.
2- Acelerar los cobros de los servicios.
3- Constante manejo de la información del mercado financiero.
4- Longevidad controlada en el pago a los proveedores
5- Tratar de recibir las compensaciones en moneda con alto valor diferente a la local
6- Inversiones en economías más estables.
7- Aprovechar los créditos con tasas de retornos menores a las inflacionarias.
8- Aumento o reforzamiento de los capitales internos
9- Seguimiento de los costos de producción eliminando costos ociosos e inesperados y controlar los costos ocultos, evaluación constante de los costos logísticos asociados básicamente al transporte y almacenamiento.
10-La existencia de precios regulados obliga a los productores o comerciantes a reducir costos, sin olvidar el recurso humano. En tiempos de hiperinflación no son los últimos recursos a evaluar en la toma de decisiones. Los letargos en las remuneraciones de los empleados los obliga a emigrar a nuevos horizontes, por lo que algunas organizaciones han decidido cambiar su patrón en los tiempos de pagos o incluir adelantos de pagos a futuro e incluso establecer estrategias que no generen daños legales a la empresa en las obligaciones contractuales. Esto conlleva a un análisis constante y actualizado, e incluso nuevas propuesta a los esquemas tradicionales en las compensaciones laborales.
11-Establecer mesas de ideas ante situaciones que ameriten decisiones complejas para que las mismas sean las más acertadas posibles evaluando adecuadamente su valor final.
12-Evaluar constantemente las estrategias de ventas de los bienes o servicios; los esquemas pasados no funcionan ante dinámicas actuales diferentes (patrones lineales que han sido exitosos anteriormente resultan fatales en tiempos de hiperinflación).

 

Nuestro Autor

Sergio Marquez
Sergio Márquez
Socio de Auditoria
Marquez Perdomo & Asociados