Crowe Ecuador

INCERTIDUMBRES HACIA LA INVERSIÓN EXTRANJERA

José Romero M.
02/02/2020
Crowe Ecuador
 

Hay varios aspectos relacionados con la actividad empresarial que se requiere sean revisados, ya que se están convirtiendo en dificultades para motivar nuevas inversiones en el país. Justo ahora que se está analizando en la Asamblea el proyecto de reformas, es necesario tener presente dichos asuntos:

  1. Crear un impuesto por tres años de entre el 0,1% y 0,2%, para empresas con ventas superiores a US$ 1 millón, considerando que ya existe un impuesto a la renta del 25%, crea preocupación a cualquier inversionista extranjero, por la facilidad con se imponen nuevos impuestos a los negocios, y además, cobrar un impuesto sobre las ventas es contraproducente, ya que parecería se ignora que a dicho valor se le debe deducir el costo de ventas y gastos operacionales, es decir, lo correcto sería sobre la utilidad neta y no sobre el ingreso bruto.
  2. Colocarle un impuesto al pago de dividendos, conociendo que las empresas ya pagaron un impuesto a la renta del 25%, es indudablemente una doble tributación, que es inaceptable y desmotiva fuertemente a la inversión que el gobierno dice que desea atraer al país. Esto es incongruente, ya que lo lógico para motivar a un inversionista sería más bien, garantizarle condiciones tributarias estables en el largo plazo.
  3. Asignar un impuesto a la renta del 2% a los microempresarios y mantener el 25% para las medianas y grandes empresas, es generar una ventaja competitiva de tipo tributario, lo cual, nunca debe existir. Los impuestos no deben ocasionar este tipo de motivaciones, sino, la calidad del producto, su pronta entrega, la productividad, etc., lo que nos lleva a restar interés a los grandes, ya que el mismo gobierno fomenta grupos de empresarios con tratamientos completamente distintos.

Dificultades para mejorar la competitividad de las empresas

Las reformas que va a adoptar el gobierno en el proyecto en análisis, deberían propender a incrementar la competitividad de las empresas, sin embargo, parece que tienen otro tipo de prioridades, ya que hay asuntos que pudieran hacerse de mejor manera y otros casos en los cuales, simplemente agregan más dificultades de las ya existentes:

  1. La disminución al 2,5% del impuesto a la salida de divisas (ISD), solo para la importación de materias primas, insumos y maquinarias, deja de lado a un gran segmento de empresas que importan servicios, cuando todos sabemos qué a nivel mundial, es una línea de negocios con gran crecimiento, y que con esta idea se desmotivan las posibles inversiones en este tipo de proyectos.
  2. A nadie le queda duda que el sector de la construcción genera gran demanda de mano de obra y que este segmento de negocios viene de una gran caída por una serie de medidas del gobierno anterior. Justo cuando se esperaba comience la recuperación de esta actividad, el gobierno decide levantar la exención del pago de impuesto a la renta en la ganancia ocasional por la venta de bienes inmuebles. La medida es muy inoportuna, ya que muchas personas que se animaban a invertir es este tipo de bienes, sabiendo que cuando lo vendan tendrán al menos una ganancia exenta, hoy desaparece esa motivación, que le restará muchos clientes a las empresas constructoras.
  3. Se había creado muchas expectativas sobre cambios laborales que simplifiquen la contratación y disminuyan los costos de personal para los empresarios, sin embargo, en la propuesta actual enviada a la Asamblea, parece que ese tema ya no se lo menciona. Es de vital importancia flexibilizar la contratación laboral, ya que eso permitiría que disminuya el desempleo y a la vez se logre una disminución de los costos de producción, lo cual, aumentaría la competitividad de las empresas.