Foto de Jordi Pérez, Socio de Auditoría

¿Por qué somos #AuditorProud?

Entrevista a Jordi Pérez, Socio de Auditoría

Crowe Spain
25/09/2018
Foto de Jordi Pérez, Socio de Auditoría
Jordi Pérez, Socio de Auditoría de Crowe Spain

¿Qué formación tienes y qué te hizo elegir la auditoría como profesión?

Soy Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Barcelona. Una vez entré en la profesión hice un postgrado en Auditoria por la Universidad Politécnica de Barcelona para poder ser Auditor Censor Jurado de cuentas.

Elegí trabajar en auditoria porque me parecía un campo que permitía un desarrollo personal y profesional muy bueno. La auditoría es un trabajo con alto componente técnico pero que también potencia las relaciones personales (tanto comerciales como a nivel de equipos de trabajo).

Cuéntanos sobre tu actual función como Socio de Auditoría.

Actualmente soy el Socio Director de Auditoria de la oficina de Barcelona. Básicamente coordino un equipo de 60 profesionales para dar servicio a 200 clientes en auditoria y servicios relacionados. Eso implica estar involucrado en los distintos departamentos de la división de auditoria (RRHH, Planning, Control de Calidad, Departamento Técnico y Formación).

Además, coordino los trabajos con otras oficinas y me encargo de unos 80 proyectos como socio auditor responsable, la mayoría de ellos de ámbito internacional. 

¿Cómo has visto desarrollarse la profesión a lo largo de los años?

Sin duda la profesión ha hecho un cambio muy significativo en los últimos 15 años. Yo empecé en esta profesión en el año 2000 y el enfoque del trabajo era muy sustantivo, la contabilidad era más sencilla, y los riesgos de las compañías eran muy distintos.

La auditoría y la información financiera está en pleno cambio debido a que la crisis, los escándalos financieros, la globalización y las nuevas tecnologías han cambiado la naturaleza de los negocios y han redefinido un concepto clave para que la economía funcione: la confianza.

Los auditores debemos reforzar nuestro papel como generadores de confianza. Esto implica adaptar nuestra actividad a un entorno cada vez más complejo. Además, los cambios normativos en la contabilidad y en la auditoría han hecho que la profesión sea cada vez más compleja.

Hoy en día nos enfocamos en una gran diversidad de riesgos y existen elevados requerimientos normativos de documentación y evidencia de los trabajos.

Actualmente creo que existe mucha diferencia entre los estándares de calidad que aplican los grandes despachos y los pequeños. En el futuro creo que esos pequeños despachos serán expulsados por los propios stakeholders de las empresas.

Nuestro gran reto es, por una parte, mantener el talento y generar una profesión que sea atractiva (necesitamos atraer y formar a buenos profesionales) y, por otra parte, ser capaces de desarrollarnos en un mundo cada vez más digitalizado y con riesgos más complejos y distintos a los tradicionales (regulatorios, nuevas tecnologías, compliance, fraude, litigios, ciberseguridad...).

Cuéntanos algo que la gente no conozca acerca de la profesión o que sorprendería.

La mayoría de la gente que no trabaja en nuestro ámbito no sabe las razones por las que una empresa debe auditarse. La auditoria es obligatoria para las sociedades mercantiles que cumplen determinados volúmenes de facturación, activos y empleados. De hecho, no sabe ni en que consiste nuestra profesión.

Al final nos dedicamos a garantizar que la información financiera que se presenta por parte de las empresas, y que sirve para que determinada gente que toma decisiones (bancos, proveedores, accionistas, etc.), sea fiable. 

Yo recomendaría a las empresas pequeñas hacer un ejercicio de transparencia y realizar auditorias de su información financiera: la revisión de un tercero independiente siempre puede generar valor.

Lo que sorprendería, son las tarifas actuales de los auditores en España, que distan mucho de las que se aplican en otros países de la UE. El precio/hora medio en España de la mayoría de los despachos profesionales en el ámbito de auditoría son menores que el de un taller de reparación de vehículos.

¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso de ser auditor?

Recientemente estuve en un meeting de Crowe de socios de auditoría de la región de EMEA en Lille y una de las preguntas era: ¿si empezáramos a trabajar de nuevo, volveríamos a escoger este mundo?. Hubo cierta división. Sin duda la auditoria es una profesión sacrificada que requiere de una dedicación elevada pero que por otra parte reconforta mucho.

Lo que más me hace sentir orgulloso es:

  1. Que formas a mucha gente y ayudas a que puedan desarrollarse en el ámbito profesional. Nuestra firma en Barcelona contrata cada año a más de 10 personas sin experiencia profesional y las ayuda a impulsar su carrera. Es una experiencia fantástica. No creo que nadie que haya pasado por una firma de auditoría te diga que ha sido una mala experiencia.
  2. Que damos servicios a nuestros clientes generando valor a sus organizaciones. Las relaciones con los clientes y el valor que dan a nuestro trabajo es lo que más nos reconforta. La mayoría de los clientes valoran a nuestros equipos y la implicación del personal senior (gerentes y socios) en sus encargos.
holi festival

Día del #AuditorProud, Únete a la celebración el próximo 27/09/2018

¿Quieres saber cómo celebramos en Crowe este día tan especial para los profesionales de la auditoría?